MEDIACIÓN FAMILIAR

La mediación familiar consiste en construir un espacio de diálogo directo entre los miembros de la familia como modo de resolver un problema o comunicar alguna información de gran relevancia.

La idea es que conversen sobre el conflicto y las consecuencias que se derivan de él. La función de la mediadora es aportar una postura imparcial y dirigir el diálogo para evitar discusiones.

Suele utilizarse ante problemas de comunicación entre los miembros de la familia, divorcios, cambios importantes (residencia, trabajo, centro educativo, …).


¿Quieres conocer el precio del servicio?