problemas derivados por la humillación

No me avergüences Mamá

Érase una vez…

“Un joven estudiante que salía de la clase de repaso seguido de su profesor y dos compañeras más. Fuera de la academia lo esperaba su madre apoyada a un árbol.
– ¡Qué! ¿¡Ya has conseguido hacer algo con éste!? – le dijo la madre al profesor señalando con la cabeza a su hijo. El profesor sonrió y se acercó a ella. El joven al oír a su madre agachó la cabeza para que no notaran que se había sonrojado. La madre continuó – No hay manera de que haga algo bien. No paro de decirle que debe esforzarse.. que los estudios son importantes y que se arrepentirá si no estudia … pero ya te digo que solo le falta suspender plástica. Si sigue así no va a conseguir nada en la vida.


Las chicas que estaban a un lado comenzaron a reírse. El chico se encogió, apretó fuerte los brazos contra él, metió sus manos en los bolsillos y agachó aún más la cabeza. No sabía dónde meterse..


– Realmente creo que pone mucho de su parte – contestó el profesor intentando dar un giro a la conversación – es muy buen chico y , en realidad, tiene muchas habilidades- Pero el chico ya no escuchaba lo que decía su profesor, parecía absorto en sus pensamientos.. oyendo, tal vez, su propia voz interior repetirle ‘No vales nada’.”


Hazte preguntas

Este pequeño relato es parte de una conversación que yo misma presencié mientras esperaba el autobús. Conversaciones de este tipo ocurren todos los días y no les damos la importancia que merecen… Me pongo por un momento en la piel de ese adolescente y pienso que debió sentirse avergonzado y humillado… tal vez se sintió triste… ¿Se sentiría también invisible? En ningún momento llegó a participar en la conversación..

Es posible que aún hoy siga sintiendo que no tiene el apoyo de su familia… que se sienta tonto y que no vale para nada. Pasadas las horas y los días su madre habrá olvidado ya esa conversación banal, pero él seguramente no… A él esa conversación le influirá directa o indirectamente y más si se repite en otras ocasiones. Influirá en su motivación, en su concentración, en su autoestima y podría mermar la seguridad que tiene en sí mismo.

Las consecuencias de la humillacion - Niño humillado


Recomendaciones Psicoresolutivas:


Como último apunte me gustaría añadir que esta anécdota ocurrió con una madre y su hijo, pero diariamente sucede lo mismo entre padres e hij@s y/o entre docentes y su alumnado.

¿Tienes una consulta?


Habitación desordenada

Tareas en casa

¿Quieres enseñar a tus hij@s a ser más indepenientes, resolutiv@s y responsables? Pues, empecemos por lo más básico.. ¡Entra y sigue leyendo!

Dejar elegir a nuestros hijos

Toma de decisiones

¿Qué ocurre si no dejamos que nuestros hij@s escojan por sí mism@s ni un simple juguete?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s